La prueba de paternidad

ADN

La prueba de paternidad

¿Qué es? ¿Quién acostumbra a pedirla?

La prueba de paternidad es el estudio genético que tiene como objetivo determinar el vínculo entre el hijo y su progenitor, tanto por parte del padre, como de la madre, en los casos que exista duda de que el hijo de pequeño fuese cambiado en alguna situación extraña.

No obstante, lo más común es que dicha prueba de paternidad la solicite la persona afectada (el hijo), o la madre. En procesos jurídicos se pide para delimitar la patria potestad y poder de esta forma reclamar una pensión alimenticia al padre; o por temas relacionados con sucesiones y herencias.

 

¿Qué pasa si no hay consentimiento del padre?

Para realizar estas pruebas debe haber consentimiento del padre. Por otro lado, si no hubiese este consentimiento, un Juez puede legalmente obligar a un padre a someterse a dicha prueba. En caso de negación a realizar la prueba de paternidad con un mandato judicial que te obligue a ello hace que se pierda de forma automática el juicio que se está llevando a cabo.

 

Trámites para realizar la prueba

En el proceso de toma de la muestra han de intervenir profesionales, peritos judiciales o médicos, cuya función será la de confirmar la identidad de las partes que se someten a la prueba.

Como debe de quedar acreditada la identidad de los participantes en la prueba, lo correcto es que se realice por y en presencia de un profesional independiente. Se debe de rellenar una solicitud donde se dé la autorización al sometimiento de las pruebas y donde queden reflejados los datos personales, médicos y datos relativos a la prueba.

Ha de respetarse la cadena de custodia, o lo que es lo mismo, ha de respetarse el conjunto de medidas establecidas con el fin de preservar la identidad e integridad de las muestras que pueden ser fuente de prueba de hechos con trascendencia judicial. Básicamente estas medidas consisten en llevar un seguimiento estricto documentando los distintos procesos a los que se somete la prueba: identificación y firma de las personas que recogen la muestra, fecha, lugar y hora de recogida, condiciones de almacenaje y de envío al laboratorio, debiendo ser almacenadas y enviadas mediante sistemas que permitan detectar una hipotética manipulación.